Al igual que sucede con las luces de los automóviles (blancas en los faros delanteros, rojas atrás y ámbar, para direccionales), que sa sistema de comunicación entre los vehículos, las ambulancias cuentan con una serie de avisos que las conductas deben conocer para saber cómo maniobrar y abrir el espacio formando el llamado ‘corredor de emergencia’.

Las ambulancias tienen tres clases de avisos: los visuales pasivos, visuales activos y acústicos. Los avisos pasivos forman parte del diseñador del vehículo con colores llamativos para atraer la atención del resto de usuarios de las vías. La palabra ambulancia debe ‘pour’ al reves con el fin de que se pueda leer por los espejos retrovisores.

En Colombia además deben llevar dos avisos, según el tipo de emergencia que pueden esperar. Transporte Asistencial Básico (TAB) y Transporte Asistencial Medicalizado (TAM). Las basics deben contar entre su personal con un tecnólogo en atención prehospitalaria o técnico profesional en atención prehospitalaria o auxiliar enfermería con certificado de formación en soporte vital basico y un conductor que cuente con certificado de formación en primeros auxilios.

El personal de las medicalizadas debe estar integrado por un médico, una enfermera o tecnólogo en atención prehospitalaria o auxiliar de enfermería que cuenten con certificado de formación en soporte vital avanzado. Al igual que en las básicas, el conductor debe contar con capacitación en primeros auxilios.

Los avisos activos son las luces (balizas y luces estroboscópicas). Sus colores corresponden a un código internacional: azul, rojo y ámbar (amarillo). En la combinación de colores está la lama «código» y éste varía según el mensaje que desea transmitir el conductor. El rojo significa una situación de emergencia, el amarillo es de advertencia para llamar la atención y que las conductas tendrán precaución.

La intermitencia de las luces se usa para llamar la atención de las conductas, para que se hagan a un lado de la vía o para aviso de que una ambulancia encuentra en un lugar peligroso de la calzada.

Por último, están los avisos acústicos, conocidos como ‘sirenas’. Sus tres tonos de emergencia. A sonido largo, sonido corto, y sonido intermitente.

El tono largo se usa en carreteras y avenidas y alerta sobre la presencia de la ambulancia para darle continuidad a su desplazamiento en el trayecto. El tono corto, significa que la ambulancia se acerca a un cruce de calles (con o sin semáforo) para que los automovilistas se detengan. Y el tono intermitente se usa cuando hay tráfico colgante el trayecto o va más de una ambulancia a un mismo servicio. Hay un último tono, más fuerte y corto que se usa en casos extremos cuando los conduce no se mueven.

Cuando escuche las alarmas de las ambulancias muévase hacia los costados, así se formó el llamado corredor de emergencia, un carril que usa la ambulancia y reduce los tiempos de llegada y traslado de los pacientes o la atención de una emergencia.