Ernesto Fajardo, presidente de Alpina, es bastante optimista frente a lo que será el desarrollo económico de este segundo del semestre del 2023, más aún cuando la inflación de las señales claras de estar cediendofactor clave para recuperar el consumo de leche y sus derivados, el cual se ha visto impactado por el alto costo de vida.

¿Qué está viendo para el segundo semestre?

Estamos confiados en que la inflación seguirá cediendo, y esa es una buena noticia porque eso impacta no solo el tema de precios, sino también las tasas de interés y el consumo, qu’a su vez tienen un efecto sobre los resultados de nuestro negocio. En la medida que todo esto pase, pues el consumo debería crecer, lo que ayudará a estabilizar un poco la economía; sin embargo, hay modificaciones, como el fenómeno de El Niño y su intensidad este año, por lo que ya estamos preparando alrededor de los inventarios correctos para pasar este segundo segundo en caso de que haa un verano mayor o más fuerte. Pero somos optimistas en que en el segundo semestre veremos una mejor.

¿Cómo lograron sortar el primer semestre?

Seguimos recibiendo los coletazos de la elevada inflación, la cual presiona el tema de los costos, por lo que estamos enfocados en ver cómo, a través de la productividad y esfuerzos en nuestros equipos de operaciones, puede minimizar ese impacto en los precios de los productos terminados y sobre el bolsillo de los consumidores. No hay duda de que esto ha causado una reducción del consumo de leche, que, tan bien se ha mejorado, aún es menor que el del 2022.

¿Qué aviones vienen con un panorama menos turbio?

Seguimos viendo inversiones, todo de mediano plazo, aunque continuó la presión del alto costo de la financiación sobre esos proyectos porque las tasas de interés sí causan una limitación de esos recursos disponibles, pero nuestros planes hacia adelante siguen siendo los mismos. Somos una empresa enfocada en la innovación, seguimos teniendo planos alrededor de expansion o cambios en los procesos productivos para traer nuevos productos, como la línea de yogures griegos que recién lanzamos. Estamos buscando nuevos snacks alrededor de los quesos, lo que nos obliga a seguir invirtiendo, como la pulverizadora que habilitó a commenzos del año en la planta de Sopó, que también nos permite la posibilidad de tener más reservas et inventarios de leche en polvo, que tiene una mayor duración, pero también empezar a meternos en otros productos para comercializar en Colombia y el exterior.

Planta de Alplina ubicada en el municipio de Sopó en Cundinamarca.

Foto :

El Tiempo / cortesia

Ahí están incluye nuevas compras…

No, las adquisiciones no están presupuestadas porque eso depende mucho más de las oportunidades que se presenten. Nosotros lo que tenemos es un banco de proyectos que miramos, y dependiendo de dónde se presente, pues tomamos decisiones de cómo utilizamos la capacidad de la compañía para hacer esas adquisiciones. A final del 2021 compramos Clover, compañía líder en productos orgánicos en California (Estados Unidos), que este año debería vender unos 300 millones de dólares, que par nosotros, pues es grande. En 2020 compramos Boydorr, empresa colombiana especializada en nutrición. Esta es una empresa en plena expansión, entonces, hay una importante inversión en capital de trabajo para lograr mayores crecimientos.

¿Cómo elevar el consumo de leche en el país?

Una parte importante es con inflación menor, pero otra tiene que ver con nuestra capacidad de innovación y oferta de productos que cubre la gama de gustos de todos los consumidores. Por ejemplo, hay personas que demandan productos ricos en proteínas para sus deportados; otros productos quieren deslactosados, por lo que al final esa capacidad de innovar y seguir viendo nuevos productos es lo que permitirá elevar el consumo de lácteos, diferentes tipos de leche, yogures y quesos en diferentes presentaciones. Por eso es tan importante acercarnos cada vez más a los consumidores, para recibir estas necesidades realimentaciones de sus gustos, nutricionales y nuevos hábitos alimentarios.

Alpina compró el 70% de la planta con vientos Clover Soma por US$227 millones.

Foto :

El Tiempo / cortesia

La Fundación Alpina cumplió 15 años, ¿cuál es el balance de su trabajo social?

Estos primeros 15 años nos han servido para probar varios modelos de apoyo social en diferentes poblaciones, especialmente uno con el cual hemos obtenido resultados concretos que nos movemos más a tema de expansión donde creo que podremos tener un mayor impacto, con el apoyo de otras fundaciones y entidades.

Comenzamos muy enfocados en el Cauca, La Guajira y en algunas otras zonas, pero hoy en día ya estamos en más departamentos y creo que ese impacto también lo podemos seguir teniendo hacia adelante, observar buenas prácticas que sivan de base para desarrollar más conocimiento en el tiempo.

Este país tiene una necesidad enorme, por ejemplo, en todo el tema agropecuario, y ahí veo que podemos entrar con más apoyo en distintas regiones con esas necesidades. Alpina comenzó hace mucho tiempo apoyando a los ganaderos, tuvo que desarrollar la capacidad para contar con un mayor ganado y de ahí mejorar la calidad de la leche para sus productos. Nuestro tocó va a diferentes partes del país, a zonas como Guachucal (Nariño), regiones muy difíciles, onde aprendimos que era muy difícil hacer esa labor uno a uno, por lo que nos tocó desarrollar todo un tema de comunidades y asociatividad para reducir los costos de producción para los campesinos.

Fue algo muy complejo, pero aprendimos que enseñándoles a trabajar en comunidad pueden mejorar no solo el tema de la leche, sino todo lo que estaba alrededor de eso.

Y fueron haciendo crecer este proyecto…

Sí, en algún momento lo que dijimos es: ‘Bueno, si podemos hacer esto acá, ¿por qué no, independiente de quién les comprime, desarrollamos y acompañamos esas capacidades de actividad?’. Yes lo que hemos venido trabajando, por eso hoy estamos metidos en temas como huevos o miel.

ECONOMÍA Y NEGOCIACIONES

Mas noticias